Patronato / Escuelas parroquiales

Fecha:
Dirección: en la esquina de las calles Barón de San Petrillo con Enrique Navarro
Arquitectos:

El desaparecido edificio situado en la esquina de las calles Barón de San Petrillo con Enrique Navarro- Leonor Jovani, tuvo funciones muy diferentes en el pasado. No se sabe de qué fecha databa, pero la primera referencia que algunos vecinos recuerdan es como Cooperativa de San Josep, a principios del s. XX. Este terreno pertenecía a la iglesia y que lo cedió a esta cooperativa que se había situado en diferentes lugares del barrio, y finalmente se ubicó aquí. Era una cooperativa de agricultores muy humilde donde tenían las labores de cultivo, entraban los carros, etc.

Cuando acabó la guerra, ya recuerdan este edificio como el casino de las Derechas y luego de La Falange.

Seguir leyendo…

Durante un período de tiempo contó en su 1ª planta con unas aulas escolares (sólo de chicos), conocidas como “Las Escuelas Parroquiales”. Otros las recuerdan como “Escuelas de las Derechas”, porque éste era el nombre de la formación política que las había creado, a pesar de ello no era necesario que el padre del alumno ostentara la condición de socio en la entidad, todos era admitidos. Tenían dos aulas y disponían de un patio de recreo. Ocupaba los bajos de un edificio propiedad de la Iglesia Parroquial, la cual lo recuperó en 1967, pasando a llamarse desde esa fecha “Patronato Parroquial”.

Se trataba de un salón similar al Casino Musical pero aún más antiguo, que cumplía funciones lúdicas. El piso bajo era un bar, donde iban los abuelos a jugar a las cartas, al dominó, etc. Allí se hacía proyección de cine para los niños y, por una peseta, se veían dos películas. También había un salón donde se podían hacer reuniones con una zona de frontón al aire libre, la cual se reconvertía en ocasiones en cine de verano y un pequeño escenario donde se desarrollaban actuaciones teatrales, más o menos de manera regular.

Se reunían en el Patronato Parroquial movimientos juveniles como Juventud 68. Se trataba de un movimiento que no tenía raíz católica. Fue el primer movimiento abierto y consciente de la fuerza renovadora de la juventud. Su objetivo era movilizar a los jóvenes, para que cada uno desarrollara las actividades que más le apetecieran: teatro, poesía, deporte, música, etc. Se hacían charlas comprometidas, excursiones, exposiciones, grupos de estudio, etc. Duró sólo un par de años. Este movimiento fue referencia para otros pueblos.

El edificio fue derribado en la década de los 80, y poco tiempo más tarde se construyó el edificio de viviendas actual.

0 comentarios

Deja un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *