CAMINO DE FARINÓS

El Camino de Farinós conectaba el barrio de Benimaclet con el de la Malvarrosa a través de la huerta. Su recorrido serpenteante hacía que fuera entrando y saliendo en los términos municipales de Alboraia y Valencia, siempre rodeado de alquerías y huerta, como veremos más adelante.

Nacía en el Camino Nuevo de Alboraia, actual Emilio Baró, a la altura de Francisco Martinez. Las edificaciones de la década de los 70 del siglo pasado trasladaron su inicio a la Avenida Valladolid.

Cuando comenzaba su andadura en la Av. Valladolid se encontraba a los pocos metros con “La Alquería de El Saco”, y con el “Matadero de Benimaclet”, y un caminito a su izquierda nos llevaba a la “Casa del Pepino”, “Casa de Chiner”, “Casa del Tío Ramonet”, “El de Valls”, y “Casa de El Esgarrat”, todas en el entorno de lo que hoy es el Colegio Sagrada Familia. Todo ello rodeado a ambos lados por la acequia para el regadío.

Un poco más adelante, a escasos 200 metros, pasaba por la ya desaparecida “Alquería de Barbes”. Y casi enfrente “Les Barraques de El Gangós”. Un poco más adelante había una casa vieja que fue de “El Tío Tabal”, y un caminito que terminaba en “Casa Collons”.

Siguiendo el camino, y a su derecha, surgía otro pequeño camino que nos lleva a “Casa Bonora”, “Casa Lillo”, y a “Casa del Tío Bayarri”, y en ese entorno se encontraba “Casa Patac”, hoy reconvertida en huertos urbanos gestionados desde la Asociación de Vecinos y Vecinas de Benimaclet.

El PAI de “Benimaclet Este”, aunque aún no desarrollado, y posteriormente la Ronda Norte, llevaron a la destrucción de buena parte de la huerta de Benimaclet y al corte traumático del Camino de Farinós, que desconecta el barrio con su huerta, además de con su cementerio.

Actualmente, tras cruzar esta Ronda Norte, nos encontramos a nuestra izquierda con “El Molí Nou”, o “Molí de Farinós”, y a la derecha la “Casa Zarzo”.

Seguimos el camino y tras cruzar la “acequia de Vera” nos encontramos la que se conoce popularmente como “Casa de El Pont de Pedra”, y enseguida cruzamos el carril bici que conecta Valencia con Meliana y otros pueblos de la Huerta Norte, por donde en su día transcurría el tren de la línea Valencia–Aragón (de ahí la denominación de “vía churra”).

Nada más pasar el carril bici observamos diversas casas de huerta rodeadas de los únicos cultivos que quedan en Benimaclet de sus en otros tiempos amplia y productiva huerta. Así nos vamos encontrando con “Casa dels Peris”, “Casa de El Figuero y Tomás Sancho”, “Casa Blaya”, “Casa Coret”, “Casa Valero”, “Casa dels Monsonis”, “Casa Garra”, “Ca Bessó”, “Casa del Senyoret”, “Casa Xurret”, ”Casa Grande”, “Casa Blayet” “Casa dels Chiners”.

Poco más adelante nos encontramos con “Las Casas de Hueres”, “Casa dels Besons” (que en su día fue tienda). Un poco después “Les Barraques y la Casa de Caldera”, y enfrente de estas un caminito que nos llevaría a las casas de “Bolea”, “Marins” y “El Amo”.

En lo que hoy es la autovía que nos lleva a Barcelona, estaban la “Casa de LLeo”, y un poco más adelante las casas de “Pere”, “Martí”, y de “Paco el Coixo”.

Al poco de salvar la autovía mediante un pequeño túnel nos encontramos a su derecha el entorno de “La Ermita y Molino de Vera”, y la casa de comidas “Famós”, y un famoso manantial conocido como “El Clot de Vera”.

Estamos cerca del final de El Camino de Farinós antes de que éste enlace con otro camino que viene desde Alboraia, pero todavía podemos encontrarnos con las casas “Del Porrut”, “Del Borriquillo”, “La de Alcorisa”, “La de Tollina”,”La de Marc”, “La del Vicari”,”La del Forner”, y “La del Marro”.

0 comentarios

Deja un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *