CAMINO DE VERA – CAMINO SENDA DE LA CARRASCA

Tanto el Camino de Vera como la Senda de la Carrasca nacían al final de Transitos, el actual Primado Reig, en la parte este de Benimaclet, y se dirigían por la huerta dirección al mar.

La Senda de La Carrasca nacía al final del actual Primado Reig, después de la actual Casa Clemencia. Tenía como destino llegar a la zona conocida como La Carrasca (antes huerta y hoy ocupada por las universidades de Tarongers).

El Camino Senda de La Carrasca se encontraba a los pocos metros con la “Casa Palmer”, y poco más adelante con la “Casa Caballero”, alquería esta del siglo XVIII, aunque existe posible referencia de Ascensión Duarte en el siglo XVI. Esta alquería fue rehabilitada en la década de los noventa del siglo pasado, dándole posteriormente una actividad como ente administrativo, y quedando escondida, sin apenas visibilidad del paseante, entre las instalaciones del Polideportivo de Benimaclet.

Siguiendo el camino y a escasos metros, se encontraban “Casa Guerra” y “Casa Catequisa”.

A partir de ahí seguía la senda entre huerta y acequias, pasando la autovía de Barcelona hasta llegar a La Carrasca, donde se encontraba un apeadero del “Trenet” de la línea Pont de Fusta–Grao.

La Carrasca era un lugar clásico de excursión hasta comienzos de los setenta del siglo pasado de muchos jóvenes de Benimaclet para “ir a comer la mona” los días de Pascua. Más de un noviazgo surgió de esas excursiones.

El Camino de Vera nacía a la altura de la “Alquería Ximeno”, habitada en su parte norte por Francisco Catalá, y por la parte sur por Valero Monrós. Cruzaba el Camino de Tránsitos (actual Av. Primado Reig) entre los actuales cuartel de la Guardia Civil y lCasa Clemencia, y seguía su largo recorrido entre alquerías y huertas hasta llegar a La Malvarrosa.

El Camino se abría hacia la izquierda, dejando a su diestra la “Alquería de los Creus”, que se encontraba junto a la actual calle Ramón Asensio .

Más o menos a esa altura había en los años 60 y 70 del pasado siglo un campo que no se cultivaba nunca, y que los chiquillos del barrio, especialmente los de “La Colmena” y calles Puebla Larga y Las Fresas utilizaban para jugar interminables partidos de fútbol. A ese campo le llamaban popularmente “Campo de Las Mariquitas”, porque, no se sabía por qué motivo siempre había ese tipo de animalito volador de color rojo y puntos negros.

Seguía su camino, ya realizando una curva a la derecha hasta pasar cerca de la “Casa Cafís–Chalet Vista Alegre” conocida como “Chalet Martí”, donde actualmente se ubica la Junta Municipal de Distrito, y más adelante por el barrio de Santa Ana -zona donde hoy se encuentra el IES Ferrer i Guardia-.

A los pocos metros dejaba a su derecha las Cámaras Beccari y “Casa Cucaleta”, aún en pie pero deshabitada. Una víctima más del PAI Benimaclet Este.

A su izquierda se encontraba en los primeros años de los setenta, el campo del equipo de fútbol de Benimaclet.

Más adelante se cruzaba con la “vía churra”, la línea férrea que conectaba Valencia con Aragón, y enseguida se encontraba a su izquierda con “Casa Pelillo”, “Casa Fusques”, y “Casa Chispa”. Todas ellas enlazando con el Camino de Las Fuentes y cercanas al Cementerio Parroquial de Benimaclet.

Seguía su camino de curvas pasando la autovía de Barcelona siguiendo su recorrido hacia La Malvarrosa.

A unos 500 metros de pasar la autovía, y a la altura del actual edificio de Bellas Artes de la Universidad Politécnica, se encontraba la “Fuente del Amor”. La fuente venía muy bien a todas aquellas personas que hacían ese recorrido o trabajaban en la huerta.

Siguiendo la ruta nos dejábamos (aún nos seguimos dejando) a nuestra izquierda el Restaurante “Casa Famós” y la “Ermita y Molino de Vera”. El Molino de Vera data del siglo XV, y dejó de funcionar como tal hace más 60 años.

Casa Famós es un famoso restaurante con mucha historia detrás. Ver enlace.

http://wikipaella.org/blog/el-famos-historia-viva-de-la-huerta-valenciana/

El camino seguía, y nos encontrábamos a la izquierda, a unos 50 metros del camino, un manantial de agua fresca y limpísima que brotaba desde la tierra. Otra buena ocasión para refrescarse y descansar bajo la sombra de los árboles.

Poco después cruzábamos la línea férrea Valencia–Barcelona -hoy pasa por subterráneo-, y enseguida se nos presentaba a nuestra izquierda la “Iglesia de Vera”. Esta Iglesia fue lugar de acogida y encierros de sindicatos, movimientos vecinales, y partidos políticos clandestinos, en los años sesenta y setenta del siglo pasado.

Ahí el camino llegaba a su fin. Estamos ya en el barrio de La Malvarrosa, con la vista de su playa al fondo, y la casa de Vicente Blasco Ibáñez a nuestra derecha.

La famosa, y ya casi desaparecida huerta de Vera, contaba con numerosas barracas, alquerías, y casas de huerta, la inmensa mayoría ya desaparecidas debido a las continuas ampliaciones de la Universidad Politécnica. Recordemos algunas de ellas:

El Forn de Bola”, “Casa Mellá”, “Casa Amo Patilla”, “Casa Simó”, “Casa Juanita y Noguera”, “Casa Pere”, “Casa El Mellat”, “Casa El Picatós”, “Casa Micalet de Noguera”, “Casa Juaneta”, “Casa El Chato”, “Casa Costella”, “Casa els Marsans”, “Barraca de Molina”, “Barraques del Cabut y Conole”, “Casa Marieta (Los Sanchis)”, “Casa Blayet”, “Casa de Ramón el de Sofía”, ”Casa el Banquet”, “ Casa del Culo Quiero”, “Casa l´Antiga del Sanchis”, “Barraca de Cremón”, “Alquería de Coll”, “Barraca del Tío Chaco (Paco)”.

Parte de este relato y descripción la realiza un vecino que en su niñez jugó por los campos y acequias del comienzo del Camino de Vera y Camino Senda de La Carrasca, “apropiándose” de algún tomate, alguna mazorca (panocha), zanahoria, o cacahuetes, cultivos que por aquella época eran frecuentes en la zona.

Y que también ha contado con la ayuda de un agricultor nativo de Benimaclet, que prefiere mantenerse en el anonimato, y que gracias a su memoria y conocimiento de toda la huerta de Benimaclet, hemos podido recopilar los nombres y apodos las personas que vivían en las casas, alquerías, y barracas de estos dos caminos.

0 comentarios

Deja un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *