Barrio Santa Ana

Fecha:
Dirección:
Arquitectos:

El desaparecido “barrio de Santa Ana” estaba situado lejos del núcleo central de Benimaclet y al otro lado de las vías del popular trenet (Ver Luchas del Trenet) a medio camino entre la estación y la casilla. De no haber desaparecido, se situaría actualmente en el conocido como “parque de la vía” y en parte del I.E.S Ferrer i Guardia, por donde pasaba el camino de Vera.

Los vecinos nos cuentan que había alrededor de doce casas en cada fila y es recordado como un “barrio” de obreros, separado de Benimaclet. Esto era así porque aunque se situase cerca de Benimaclet y muy próximo a la estacioneta, acceder a él era complicado pues debía hacerse desde el Camino de Tránsitos (actual avenida Primado Reig) y a través del Camino de Vera.

En la década de 1940 ya estaba consolidado como tal, es decir veintisiete parcelas edificadas en torno a dos calles, la de Santa Ana y la de San Joaquín. Este pequeño barrio tenía incluso sus propias fiestas, que se celebraban en Santa Ana, el 26 de julio. Además tenían dos tiendas de ultramarinos.

Parece que en su origen las alineaciones de la primera calle en construirse, de Santa Ana, siguieron la pauta de una gran casa existente, con planta en forma de L abrazando un gran jardín en su parte posterior. El resto de parcelas estaban ocupadas por las denominadas “casas rurales de origen moderno”, las típicas cases a una mà o a dos mans con un pequeño patio o huerto trasero y cubiertas de teja a dos aguas paralelas a la fachada principal. Entre abril de 1929 y enero de 1930, por iniciativa de Vicente Oltra Suría, el importante arquitecto valenciano Javier Goerlich proyectó y dirigió la construcción de cuatro nuevas casas en la calle de San Joaquín que respondían fielmente a esta tipología tradicional, adaptada en estos casos a “casas compactas de tres crujías y dos alturas” que albergaban dos o cuatro viviendas, con el comedor siempre en la central directamente conectado con el patio trasero en planta baja y con una galería en las plantas altas.

El “progreso” se lo llevó por delante en la década de 1980, como consecuencia de la transformación urbana del barrio. Por tanto, estuvo en pie hasta la construcción de los edificios de las mil viviendas del denominado “Parque Universidad”, o sea los edificios de la calle Guardia Civil. Nada queda de este barrio popular, tan solo el callejero conserva la calle de San Joaquín, ahora situada junto al Instituto de Enseñanza Secundaria “Francesc Ferrer i Guardia”.

0 comentarios

Deja un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *